Dynamic Tours Telefono 915 521 443
Imagen de India

Descripción

Desde las cumbres más altas del Himalaya hasta las serenas playas de Goa, la India es conocida por sus hermosos lugares. India tiene lugares maravillosos para disfrutar de sus imponentes paisajes.

Información

Capital: Nueva Delhi
Idioma Oficial: Hindi
Religión:Hinduísmo, yainismo, sises, zoroastrismo.
Superficie:3.287.595 km2
Población:1.210.193.422 hab.
Moneda:Rupia india

Información de interés

La India (oficialmente la República de la India) es un estado ubicado en Asia del Sur. Es el séptimo país más extenso y el segundo más poblado del mundo. Limita con el océano Índico al sur, con el mar Arábigo al oeste y con el golfo de Bengala al este, a lo largo de una línea costera de más de 7517 kilómetros.La India también limita con Pakistán al oeste; al norte con China, Nepal y Bután y al este con Bangladés y Birmania. Además, la India se encuentra cerca de las islas de Sri Lanka, Maldivas e Indonesia. Su capital es Nueva Delhi y su ciudad más poblada es Bombay. Hogar de la cultura del valle del Indo y una región histórica por sus rutas comerciales y grandes imperios, el subcontinente indio fue identificado por su riqueza cultural y comercial en la mayor parte de su larga historia.Cuatro de las religiones más importantes del mundo, el hinduismo, el budismo, el jainismo y el sijismo se originaron aquí, mientras que otras religiones como el zoroastrismo, el judaísmo, el cristianismo y el islam llegaron durante el I milenio, dando forma a diversas culturas de la región. Gradualmente anexada por la Compañía Británica de las Indias Orientales desde principios del siglo XVIII y colonizada por el Reino Unido desde mediados del siglo XIX, la India se convirtió en una nación independiente en 1947, tras una lucha por la independencia que estuvo marcada por un movimiento de no violencia. India es una república compuesta por 28 estados y siete territorios de la unión, con un sistema de democracia parlamentaria. Cuenta con la 11ª economía más grande del mundo en términos nominales, además de tener el cuarto PIB mundial en términos de paridad de poder adquisitivo. Las reformas económicas de 1991 la han transformado en una de las economías de más rápido crecimiento;sin embargo, todavía sufre de problemas como los altos niveles de pobreza, analfabetismo,pandemias y malnutrición. Además de una sociedad pluralista, multilingüe y multiétnica, la India también alberga una flora y fauna diversas en diferentes hábitats protegidos. En la India, como en la mayor parte de los países de la zona, hay que observar tres reglas fundamentales para viajar con la salud a tope: no beber agua que no sea embotellada o hervida; no tomar verduras crudas ni fruta sin pelar y - muy importante- tomar la medicación de prevención de la malaria según nos indiquen en el consultorio de vacunaciones y enfermedades tropicales de nuestra región en España antes de partir. Es fundamental usar repelente de mosquitos en zonas infectadas y vestir con mangas y pantalones largos por la noche para evitar la picadura del anofeles, transmisor de la malaria o paludismo. Ninguna vacuna es exigible para ingresar en el país, además de que la del cólera no ofrece una gran protección, pero nunca está de más vacunarse contra el tétanos y el tifus. Ni que decir tiene que, en caso de sufrir una mordedura de un perro, mono, murciélago, gato o cualquier otro mamífero susceptible de transmitir la rabia, hay que acudir inmediatamente a un hospital para recibir el suero contra esta enfermedad, absolutamente evitable si se trata a tiempo, pero mortal en caso de que se desarrolle. Tampoco hagáis carantoñas a la multitud de monos que conoceréis en templos, azoteas y hasta semáforos de algunas ciudades como Udaipur o Benarés, pues os pueden arrear un mordisco de aúpa. Especialmente, ésos tan bellos de cara negra y cuerpo de modelo, los langures, cuyo comportamiento es imprevisible.

Las lluvias:

El Monzón llega de forma escalonada desde primeros de junio y desde el sur hacia el norte.

Lo habitual es que en la primera semana del mes alcancen el extremo sur, llegando a la altura de Bombay un poco antes de mediados de junio. En la tercera semana las nubes ya descargan en Nueva Delhi y en las localidades del Himalaya, y en julio, de forma muy moderada, llegan a Cachemira. No es un momento ideal para el viaje, pero el calor se atempera bastante. Algunos caminos se inundan y se producen retrasos en trenes y autobuses. Es la época de las inundaciones en Bengala, por el Delta del Gánges, y en muchas aldeas cuyos ríos se desbordan. Pero es un buen momento para hacer trekking en las zonas de Himachal Pradesh, Ladhak y Cachemira.

La estación templada:

Entre mediados de septiembre y marzo es definitivamente la época ideal para viajar en la India.

El Monzón ha pintado de verde el paisaje, los cielos están despejados, es el momento para ir al sur, visitar sus templos y remojarse en las fantásticas playas. En el norte hace muy agradable de día -hay que ir en manga corta-, aunque puede refrescar al anochecer, obligándonos a vestir jersey y cazadora en lugares como Nueva Delhi, Agra o Benarés, donde las noches de diciembre y enero pueden ser muy frías.

Ni que decir tiene que es mal momento para ir a Cachemira, hace mucho frío, y pésimo para visitar Ladakh, aislado por la nieve y las bajísimas temperaturas.

Como una extraña carambola climática, el Monzón descarga en Tamil Nadu en octubre y noviembre, cuando se retira de la India.

En resumen, es el tiempo ideal para el viaje, excepto para las zonas más norteñas del Himalaya, que se disfrutan mejor entre abril y julio.

 

 

AGRA

Taj Mahal

Si hay un edifcio que representa a un país ese es el Taj Mahal. Este famosísimo monumento mogol fué construido par el emperador SHAH JAHAN en memoria a su esposa Mumtaz Mahal "la dama del Taj". Ha sido descrito como el monumento más extravagante que se haya erigido nunca por amor, ya que al emperador se le partió el corazón cuando Mumntaz, con quien estuvo casado durante 17 años, falleció al dar a luz su catorceavo hijo en 1629. La construcción del Taj Mahal se inició en 1631 y no finalizó hasta 1653.

Fueron reclutados trabajadores no solo de toda la India sino también del Asia Central, y un total de 20.000 personas participaron en las obras.Incluso se contrataron expertos de la lejana Europa; el francés Austin de Burdeos y el italiano Veroneo de Venecia colaboraron mano a mano, en la decoración. El arquitecto principal fué Isa Khan, que vino desde Shiraz, en Irán. La historia más curiosa del Taj es que tendrían que haber sido dos.

Se dice que Shah Jahan tenía intención de construir a modo de mausoleo propio, hecho de mármol negro, un negativo del blanco Taj de Mumtaz Mahal. Antes de poder iniciar esta segunda obra maestra, Aurangzeb derrocó a su padre. Sha Jahan pasó el resto de su vida en el fuerte rojo de Agra, divisando a lo lejos, sobre el río, la última morada de su esposa. El Taj Mahal se levanta sobre un basamento de mármol con un minarete blanco en cada una de las esquinas. Sólo tienen carácter decorativo y no se llama a la oración desde ellos. La estructura central consta de cuatro pequeñas cúpulas que rodean a una central más grande y abovedada. Las tumbas de Mumtaz Mahal y Shah Jahan se encuentran rodeadas de un basto jardín. Visto desde el río, lo flanquean dos mezquitas idénticas de arenisca roja. La entrada a los terrenos del Taj se efectúa a través de un elevado pórtico de arenisca roja en el que hay inscriptos en árabe versos del Corán. Los senderos que conducen al Taj están separados por un largo canal en el que el Taj se refleja en todo su esplendor (cuando lleva agua). Las noches de luna llena, la gente se congrega en Agra a millares. En condiciones normales, las noches de luna llena, y los cuatro días previos y posteriores al plenilunio, permanece abierto hasta medianoche.

Fuerte de Agra

El emperador Akbar inició la construcción del sólido Fuerte de Agra en 1565, y se realizaron ampliaciones hasta la época de su nieto Shah Jahan. Mientras que en tiempos de Akbar el fuerte era sobre todo una estructura militar, con Shah Jahan se convirtió parcialmente en palacio. En Agra la visita al fuerte es obligada, pues muchos de los acontecimientos del Taj ocurrieron aquí.

Existen muchos edificios fascinantes en el interior de las sólidas murallas de 20 mts. de espesor que se extienden a lo largo de 2,5 km., rodeadas por un foso de más de 10 mts. de anchura. El fuerte se encuentra a orillas del río Yuma, y sólo esta abierta la puerta de Amar Singh, al sur. En el interior, el fuerte es en realidad una ciudad dentro de una ciudad. Esta abierto desde el alba hasta el anochecer.

Entre los edificios más importantes que hay dentro de las murallas se encuentran:

MOTI MASJID: La mezquita de la Perla.
DIWAN-I-MAN: El salón de las Audiencias Publicas.
DIWAN-I-KHAS: Salón de las Audiencias privadas.
TORRE OCTOGONAL: Esta torre fué construida para Mumtaz Mahal, aquí fué donde murió Shah Jahan en 1660, tras siete años de cautiverio.
PALACIO DE JEHANGIR: Se cree que Akbar mandó construir este palacio, la mayor residencia privada del fuerte, para su hijo. Esta es una de las primeras construcciones que demostraban el énfasis de transformar el fuerte de un acuartelamiento militar en una residencia de lujo.
EL KHAS MAHAL: de Shah Jahan es una hermosa estructura de mármol blanco utilizada como palacio privado.Las habitaciones de que consta tenían la finalidad de ser un fresco retiro de calor estival. Hay varios sitios interesantes en la otra orilla del Yamuna y al Norte del fuerte.

 

Fatehpur Sikri

En 1568, el emperador Akbar, que se había casado muchas veces pero no había tenido hijos, pidió ayuda al  Sheik Salim Chishti, un   místico sufi. Poco después nació su primer hijo (Jahangir). Como muestra de gratitud, Akbar construyó entre 1570 y 1582 esta enorme capital administrativa de 7,5 Km cuadrados alrededor de su casa. Durante 16 años fué una de las ciudades más brillantes del mundo, pero había escasez de agua, las guerras del emperador le llevaron a otras partes y la ciudad fué abandonada. Es un lugar imponente, con cientos de ruinas. Hay   dos secciones: el complejo de la mezquita y el palacio, y una complicada serie de pabellones y patios.

KHAJURAHO

Los templos de Khajuraho son una de las maravillas de la India, inmediatamente detrás del Taj Mahal y equiparables a Varanasi, Jaipur y Delhi. Estos templos son soberbias manifestaciones de la arquitectura indo-aria, pero son los elementos decorativos con que fueron profusamente embellecidos los que ha dado tanta fama a Khajuraho. Los escultores han representado muchos aspectos de la vida en la India de hace un milenio: dioses y diosas, guerreros y músicos, animales reales y mitológicos. Pero dos temas aparecen una y otra vez y con mayor detalle que en cualquier otro lugar: la mujer y el sexo. Figuras en piedra de apsaras o «damas celestiales» son omnipresentes en cada templo. Aunque con cierta desgana posan ante todo el mundo, como las modelos de Playboy posarían ante una cámara.

En medio están las mithuna, las representaciones eróticas que ofrecen toda la gama de posiciones y posibilidades del Kama Sutra. Algunas suponen unas contorsiones atléticas asombrosas, mientras que otras resultan divertidas. Estos templos se construyeron durante el período Chandella, una dinastía que gobernó durante cinco siglos antes de caer ante el empuje del Islam.

Los templos de Khajuraho datan, casi en su totalidad, de un siglo de genio creativo entre los años 950 y 1050. Casi tan intrigante como la absoluta belleza y las dimensiones de los templos es la cuestión de por qué y cómo fueron erigidos aquí. Khajuraho está muy lejos de todas partes, y probablemente se hallaba tan distante de las grandes rutas hace mil años como lo está en nuestros días. No hay nada de gran interés ni belleza que justifique semejante conjunto arquitectónico, no existe ningún núcleo de población importante en la zona y, durante el verano, Khajuraho es muy calurosa, seca, polvorienta e ingrata.
Tras la elección de tan extraño enclave, cómo se las arreglaron los Chandella para reclutar la mano de obra necesaria para convertir sus ambiciosos sueños en piedra?

La edificación de tantos templos de un tamaño monumental en sólo cien años debió de requerir un enorme contingente de brazos humanos. Sean cuales fueren sus razones, podemos dar gracias a que levantaran Khajuraho donde lo hicieron, puesto que su aislamiento debió de contribuir a preservarla de la destrucción que los invasores musulmanes sembraron en los templos «idolátricos» del resto del territorio indio.

Información y orientación

El moderno pueblo de Khajuraho se limita a un conjunto de hoteles, restaurantes, tiendas y puestos ambulantes en los aledaños de la estación de autobuses. Un poco al Norte hay tres hoteles administrados por el Gobierno. Junto a la parada de autobuses se hallan el museo, la oficina de turismo y la estafeta de correos. Los templos se distribuyen en tres grupos. Junto al sector moderno de Khajuraho se encuentra el grupo occidental, cuyos templos están, en su mayor parte, encerrados en un recinto bien conservado; entre ellos figuran los monumentos más grandes e importantes. Un kiómetro, aproximadamente, al Este de la parada de autobuses se encuentra el viejo pueblo de Khajuraho, en torno al cual se congregan los templos del grupo oriental. Por último, los dos conjuntos arquitectónicos meridionales se sitúan más al Sur. En las tiendas de Khajuraho se pueden adquirir reproducciones de las divinidades.

VARANASI

Los Ghats

El atractivo principal de Varanasi reside en la larga sucesión de ghats para el baño que jalonan la orilla Oeste del Ganges. Los Ghats son los escalones que descienden hacia el río donde los peregrinos se sumergen para limpiar su alma y donde, en las "ghats crematorios" se incineran los cadáveres. El mejor momento para visitar los ghats es el amanecer, cuando, los peregrinos toman su primer baño. La ciudad vuelve a la animación, la luz es mágica y Varanasi es un lugar exótico. Varanasi es la ciudad de Shiva. NO SAQUE FOTOGRAFÍAS A LOS GHATS CREMATORIOS, EL SOLO HECHO DE QUE VEAN UNA CÁMARA FOTOGRÁFICA PUEDE ACARREAR GRAVES CONFLICTOS. El ghat Asi es el más alejado río arriba, es uno de los cinco ghats especiales en los que los peregrinos deben bañarse por orden en el mismo día. El orden es ASI, DASASWAMEDH, BARNASANGAN, PANCHGANGA y por último MANIKARNIKA.  

Gran mezquita de Aurngzeb

Construida utilizando columnas del Templo Bisecar erigido por Aurangazeb, ésta gran mezquita tiene minaretes que se elevan 71 mts, sobre el Ganges, guardias armados custodian el edificio, por cuanto el gobierno Indio quiere asegurarse de que no surjan problemas entre hindúes y musulmanes.

Templo de Tusi Manas

Junto al templo de Durga se encuentra este moderno templo de mármol de estilo shikara. , Erigido en 1964, las paredes del edificio están decoradas con versos y escenas del RAM CHARIT MANAS, la versión hindi de RAMAYANA. Esta cuenta la historia y los hechos del señor Rama, una encarnación de Vishnu. Los no hindúes pueden acceder a este templo.
Templo Dorado

Sarnath

SARNATH. A 10 Km. de Varanasi, la más sagrada de las ciudades hindúes, uno de los principales centros Budistas del país. Tras llegar a la iluminación en Bodhgaya, Buda vino a Sarnath para predicar su mensaje del camino intermedio hacia el nirvana final.

Templo de Durga

El Templo de Durga es comúnmente conocido como el Templo del Mono (Monkey Temple) debido a la gran cantidad de simios que lo han convertido en us hogar. Fue edificado en el siglo XVIII por orden de una maharani bengalí, y combina tonos rojizos y ocres. El pequeño templo está construido en estilo nagara, propio del Norte de la India, y presenta un shikara con varios niveles. Durba es la forma "terrible" de la consorte de Shiva, Parvati, por lo que en las festividades suelen ofrecerse sacrificios de cabras. Aunque éste  es uno de los templos más célebres de Varanasi, está, lo mismo que algunos otros templos hindúes, cerrado a los no creyentes. Sin embargo, se puede ver en el interior del edificio desde un paso elevado. Tenga cuidado con los monos que deambulan por el lugar, que son atrevidos y perversos: le arrebatarán las gafas de sus porpias narices, o incluso le arañarán o morderán si se aproxima demasiado.
Al lado del templo hay una pileta con agua estancada donde, como de costumbre, se bañan los peregrinos.

BOMBAY

Puerta de la India

En los tiempos en que la mayoría de los viajeros llegaban a India por mar y Bombay era el principal puerto del país, ésta era, en efecto, la «puerta» de la India. Hoy día sólo es el primer punto de referencia de Bombay. La puerta fue concebida tras la visita del rey Jorge V en 1911, aunque se inauguró de forma oficial en 1924. Desde el punto de vista arquitectónico se trata de un Arco de Triunfo convencional cuyo diseño incorpora elementos derivados del estilo musulmán típico de las construcciones de Gujarat del siglo XVI. El material utilizado fue el basalto amarillo y se yergue en Apollo Bunder, un importante lugar de encuentro de Bombay en la tarde-noche. El Taj Mahal Inter-Continental Hotel domina el Apollo Bunder y, desde este punto salen las lanchas para Elephanta Island. Junto a la puerta se hallan las estatuas de Swami Vivekananda y de Shivaji, el caudillo maratha, montado sobre su caballo.

Museo Principe de Gales

Al lado del Wellingdon Circle, próximo a la zona hotelera de Colaba, el Prince of Wales Museum (Museo del Príncipe de Gales) fue construido para conmemorar la primera visita a la India de Jorge V en 1905, cuando era aún Príncipe de Gales. La primera sección de este interesante museo fue inaugurada en 1923. Fue concebido en estilo indo-sarraceno y cuenta con secciones de arte y pintura, arqueología e historia natural. Entre los objetos de mayor interés destaca una excelente colección de miniaturas, imágenes y bajorrelieves de las Cuevas de Elephanta, así como imágenes de Buda. Dedique como mínimo medio día a la visita de este lugar fascinante. El museo (telf. 244 484) está abierto desde las 10.00 o 10.30 hasta las 18.00 o 18.30 horas, depende de la estación del año. Cierra los lunes.

Colaba Causeway

Las calles que hay detrás del Taj Mahal Hotel es la zona de Bombay más frecuentada por los viajeros. Allí encontrará la mayor parte de los hoteles y restaurantes económicos. Colaba Causeway, ahora rebautizada como Shahid Bhagat Singh Rd., discurre hasta el final del cabo Colaba, el extremo Sur de la Isla Bombay. Visite Sassoon Dock durante la puesta de sol, cuando arriban a puerto las barcas de pesca y descargan sus capturas. Es una escena llena de color y de intensa actividad. Viajeros españoles nos han informado que no se permite tomar fotografías. Al final del promontorio existe un viejo faro, aunque el que funciona en la actualidad se halla más al Sur, en una isla rocosa.

Jardines Colgantes

Situados en la cima de Malabar Hill, estos jardines fueron trazados en 1881 y su auténtico nombre es el de Jardines Pherozeshah Mehta. Esta denominación deriva del hecho de que se hallan sobre una serie de depósitos que suministran agua a Bombay. Su diseño formalista destaca por un notable colección de setos con formas de animales. Desde los jardines hay buenas vistas sobre la ciudad.

Templo Jainista

Este templo de mármol se erigió en 1904 y está consagrado al primer tirthkara jainista: Adinath. Es un típico ejemplo de los llamativos templos jainistas modernos con profusión de espejos. Las paredes están hechas decoradas con pinturas de incidentes ocurridos en las vidas de los diferentes tirthakaras.

Elephanta Island

La isla de Elefanta se halla 10 km al Nordeste de Apollo Bunder y es el mayor aliciente turístico de Bombay a causa de los cuatro templos excavados en roca que existen en ella. Se cree que fueron construidos entre el 450 y el 750, y en esa época la isla se llamaba Gharapuri (la «ciudad fortaleza»). Cuando llegaron los portugueses la rebautizaron Elephanta por el gran elefante de piedra que se erguía cerca del lugar donde desembarcaron. Esta imagen se desmoronó en 1814 y los fragmentos que quedaban fueron trasladados a los Jardines Victoria de Bombay en 1864, donde, en 1912, sería recompuesta la figura.

Por desgracia, los portugueses dejaron patente su, en ocasiones, tradicional desprecio por otras religiones en los considerables daños que causaron a las esculturas. Aunque algunas personas creen que Elephanta no es tan impresionante como los templos de Ellora, también excavados en la roca, el tamaño, la belleza y la fuerza de las esculturas de la isla no tienen igual. Se accede a las cuevas por una escalera que comienza en el embarcadero y asciende por la ladera. Hay un servicio de palanquines para las personas que no pueden subir por sus propios medios. Hay una cueva principal con varios paneles esculpidos de gran tamaño, todos referentes a Shiva y, aparte, un santuario con un lingam.

El panel más interesante muestra a Trimurti, el Shiva de tres cabezas, que también adopta el papel de Brahma, el creador, y Vishnu. el protector. En otros paneles, Shiva aparece en su aspecto de Ardhanari, que reúne ambos sexos en un sólo cuerpo (la escultura tiene un lado masculino y otro femenino). Hay representaciones de Shiva, de su esposa Parvati y de su matrimonio. En otro panel, Shiva baila la Tandava, la danza que sacude el mundo. Parvati y su hijo, Ganesh, le observan con cierto asombro. Uno de los mejores paneles es el que muestra a Ravana zarandeando al Kailasa. El rey demonio de Lanka decidió llevarse a Shiva y sus compañeros mediante el sencillo recurso de arrancar su residencia en el Himalaya, la montaña Kailasa. Parvati se dejó llevar por el pánico ante los enérgicos intentos de Ravana por desprender la montaña, pero Shiva, que no perdió la calma, empujó la montaña con el dedo de un pie y Ravana quedó atrapado debajo de ella durante 10.000 años.


DELHI

La antigua y la nueva Delhi
Delhi es sobre todo una ciudad historica, una capital elegante, que cede a Bombay y a Calcutta la predominancia económica y comercial. Delhi, en realidad, la forman dos ciudades distintas: la energía y el colorido de los bazares abarrotados y la arquitectura mogol de la vieja, contrastan con la suntuosidad formal de la nueva Delhi, cuyas amplias avenidas brindan cada vez una nueva perspectiva de la ciudad. En ella, se encuentran algunos de los hoteles más lujosos del mundo que, con confort y estilo, le aseguran buen reposo al regreso de sus viajes. Desde aquí se le abren el panorama y el sonido de esta ciudad: el grandioso Red Fort, Jama Masjid (la mayor mezquita de la India), el complejo Qutab-Minar y su erguida torre. Tómese tiempo para pasear por los económicos comercios modernos y centros artesanales. Magos y osos danzarines entretienen en las plazas de los mercados, y adivinos permiten lanzar una mirada fugaz al futuro.

El calor del día se retira para dar paso a la benignidad de la tarde. Regálese con una cena en alguno de los excelentes restaurantes. La música exótica de los sitars y los veenas y los sofisticados ritmos de las tablas le acompañarán mientras usted saborea algún manjar de la cocina hindú. Desde Delhi, dispone de vuelos, trenes y autobuses que parten en todas las direcciones de la India, facilitándole el traslado a su próximo destino.

La antigua Delhi - La antigua ciudad de Shahjjahanabad esta enclavada al Oeste del Fuerte Rojo y en un tiempo estuvo rodeada por una muralla maciza de defensa, de la cual hoy solo existen algunos fragmentos. La Puerta de Cachemira, en el extremo Norte de la ciudad fortificada, fue el escenario de desesperados combates cuando los británicos reconquistaron Delhi durante el motín. Al Oeste de aquí, cerca de Sabz Mandi, se encuentra el Monumento a los Amotinados que los británicos erigieron en recuerdo a los soldados que perdieron su vida durante el asalto. Cerca del monumento hay otra columna de Ashoka y, al igual que la de Feroz Kotla, fue traída aquí por Feroz Shah Tughlaq.

La calle principal de la antigua Delhi es el pintoresco bazar conocido como Chandni Chowk. Está terriblemente congestionado de día y de noche, en total contraste con las anchas calles de Nueva Delhi. En el extremo Este (Fuerte Rojo) de Chandni Chowk, y al Norte de Jami Masjid, hay un templo Jain con un pequeño patio de mármol rodeado por una columnata. Al lado de la Kotwali (comisaria de policía) se encuentra Sunehri Masjid. En 1739, Nadir Shah, el invasor persa que se llevo el Trono del Pavo Real cuando saqueó Delhi, subía al tejado de la mezquita desde donde observaba como sus soldados llevaban a cabo la sangrienta masacre de los habitantes de Delhi.

El extremo Oeste de Chandni Chowk lo marca la Mezquita de Fatehpuri, erigida en 1650 por una de las esposas de Shah Jahan.

Fuerte Rojo
Los rojos muros de arenisca de Lal Qilaa, el Fuerte Rojo, se extienden a lo largo de dos kilómetros y su altura oscila entre los 18 metros del extremo que da al río hasta los 33 del más próximo a la ciudad. Shah Jahan inicio la construcción en 1638 y la terminó en 1648.
Nunca consiguió trasladar su capital desde Agra hasta su nueva ciudad de Shahjahaanabad, en Delhi, porque su hijo Aurangzeb le destronó y le encarceló en el Fuerte de Agra.
El Fuerte Rojo data del apogeo del poder mogol. Los paseos del emperador a lomos de un elefante por las calles de la antigua Delhi constituían una demostración de pompa y poder en todo su esplendor. Sin embargo, el reino mogol duró poco. Aurangzeb fue el primer y ultimo Gran Mogol que gobernó desde aquí.

En la actualidad, el fuerte es típicamente indio, con voluntariosos guías, moviéndose de aquí para allá para ofrecerle sus servicios en cuanto usted entre. Sigue siendo un remanso de paz si acaba de dejar las bulliciosas calles de la antigua Delhi. El ruido y el caos de la ciudad están a años luz de los jardines y pabellones del fuerte. Si mira por encima de los muros de la fortaleza en dirección al río Yamuna, quizá vea músicos diversos, contorsionistas, funambulistas, magos, osos bailarines.

Jami Masjid
La Gran Mezquita de la antigua Delhi es la mayor de la India y, al mismo tiempo, la última extravagancia arquitectónica de Shah Jajan. Iniciada en 1644, las obras no finalizaron hasta 18 años después. Tiene tres grandes puertas, cuatro atalayas y dos minaretes que alcanzan los 40 metros de altura y están construidos alternando franjas verticales de arenisca roja y mármol blanco.
Amplios tramos de escalera conducen a un imponente pórtico, y por 2 Rs. (Mas otras dos por cámara fotográfica) podrá subir al minarete. A las mujeres solo se les permite la ascensión si van acompañadas por "parientes masculinos responsables". Desde el lado Este de la mezquita también se obtiene una hermosa vista del Fuerte Rojo. La Jama Masjid tiene un aforo de 25.000 personas.  La mezquita permanece cerrada a los no musulmanes de 12:30 a 14:00 horas.

Templo de Laskhmi Narayan
Al Oeste de Connaught Place, este llamativo templo moderno fue erigido por el industrial Birlaa en 1938. Esta dedicado a Vishnu y a su esposa Laxmi, la diosa de la abundancia.

Puerta de la India
Este arco de triunfo de piedra de 42 metros de altura se  levanta al Este de Raj Path. En el figuran los nombres 90.000 soldados del ejercito indio que murieron en las campañas de la primera Guerra Mundial, las maniobras de la Frontera Noroeste de la misma época y el fracaso afgano de 1919.

Complejo de Qutab Minar
Los edificios de este complejo 15 kilómetros al sur de Nueva Delhi, datan de principios del gobierno musulmán en la India y constituyen bellos ejemplos de arquitectura afgana temprana. El propio Qutab Minar es una elevada torre de la victoria iniciada en 1193, inmediatamente después de la derrota del último reino hindú en Delhi. Alcanza los 73 metros de altura y su diámetro va disminuyendo desde los 15 metros de su base hasta los 2,5 en su punto más alto.

La torre tiene cinco niveles distintos, cada uno marcado por una balconada. Los tres primeros están hechos de arenisca roja y el cuarto y el quinto de mármol y arenisca.

Aunque Qutab-ud-din inició la construcción de la torre, sólo consiguió edificar el primer nivel. Sus sucesores la terminaron, y en 1368,Feroz Shah Tughlaq reconstruyó los pisos superiores y añadió una cúpula. Un terremoto derrumbó esta última en 1803, en 1829 fue reconstruida y modificada.

En la actualidad, esta impresionante y ornamentada torre está ligeramente inclinada, pero aun con todo ha soportado bien el paso de los siglos. La torre permaneció cerrada al público durante algún tiempo después de que una huida masiva durante una visita escolar provocara algunos muertos.

Tumba de Humayum
Construido a mediados del siglo XVI por Haji Begum, esposa de Humayun, el segundo emperador mogol, constituye uno de los primeros ejemplos de la arquitectura mogola. Con el paso de los años, sus rasgos arquitectónicos - un edificio deproporcionadamente bajo, iluminado por altos pórticos en forma de arco, coronado por una cúpula de tipo bulbo y rodeado por jardines de forma regular - serían perfeccionados en la magnificencia del Taj Mahal, en Agra. Este mausoleo temprano adquiere un gran interés por su relación con el posterior Taj. La esposa de Humayun también está sepultada en la tumba de arenisca roja y blanca y mármol negro y amarillo.
Un viajero nos cuenta que en lo alto de la escalera principal del mausoleo, a mano izquierda, se hallan las tumbas de los cinco arquitectos que lo construyeron; "la vieja Haji Begum tenía una extraña forma de dar gracias por un trabajo bien hecho".

Raj Ghat
Al Nordeste de Feroz Shah Kotla, a orillas del Yamuna, una sencilla plataforma cuadrada de màrmol negro indica el lugar donde Mahatma Gandhi fue incinerado tras su asesinato en 1948. Allì tiene lugar una ceremonia todos los viernes, dìa en que se produjo el homicidio. Jawaharlal Nehru, el primer indio en ser jefe de gobierno, tambièn fue incinerado aquì en 1964, asì como su hija, Indira Gandhi, en 1984.
En la actualidad, el Raj Ghat es un hermoso parque, lleno de àrboles plantados por personalidades importantes,  entre las que se incluyen la reina Isabel II de Inglaterra, Gough Whitlam, Dwight Eisenhower y Ho Chi Minh.

Rashtrapati Bhavan
La residencia oficial del presidente de la India se encuentra en Raisini Hill, en el extremo opuesto del Raj Path desde la Puerta de la India. Terminado en 1929, este edificio parecido a un palacio posee un elegante jardìn mogol y ocupa 130 hectàreas. Antes de la independencia del paìs, èsta era la Casa del   Virrey. En tiempos de Mountbatten, el ùltimo virrey de la India, el nùmero de sirvientes necesarios para mantener las 340 habitaciones y sus extensos jardines era enorme. Habìa nada menos que 418 jardineros, ¡50 de los cuales sòlo se ocupaban de ahuyentar a los pàjaros!

JAIPUR

Fuerte Amber
El nombre es romántico, pero todavía lo es mucho más la realidad de este vasto y magnífico palacio fortificado. Construido en 1592 por el maharaja Man Singh, no fué en modo alguno el primer fuerte que se construyó en el lugar. La familia Kuchwaha había reinado aquí desde el sigo XI, y las colinas de los alrededores están plagadas de ruinas. Peligrosamente cerca de Agra, la familia fue la primera de los Rajputs en llegar a acuerdos con los moghules. Bihar Mal (1548-1574) casó a su hija Jodhbai con Akbar y envió a la Corte a su nieto adoptivo, Man Singh. A cambio, la familia recibió honores, influencia y recompensas. El diseño de Amber está fuertemente influido por la arquitectura moghul.

Ciudad Antigüa
La ciudad antigua está rodeada de forma parcial por una muralla almenada con siete puertas; las más importantes son las de Chandpol, Sanganeri y Ajmeri. La Ciudad Rosa está dividida en rectángulos bien definidos por grandes avenidas de más de 30 metros de anchura. Es un barrio tremendamente pintoresco. Al caer la tarde, los edificios de color rosa y naranja adquieren un mágico resplandor al que sirven de complemento las brillantes vestiduras de los rajastaníes. Las calesas tiradas por camellos, junto con los ubicuos taxis modelo Ambassador y los más modernos auto- móviles y furgonetas Maruti integran un paisaje callejero característico de Jaipur. El punto de referencia más importante de esta parte de la ciudad es el Iswari Minar Swarga Sul, el «minarete que perfora el cielo», próximo a la Tripolia Gate, y que fué construido para que dominara la ciudad. Los bazares más importantes de la ciudad antigua son el Johari Bazaar (alhajas y saris), el Tripolia Bazaar (objetos de latón, tallas y laqueados), el Bapu Bazaar (perfumes y prendas) y el Chandpol Bazaar (baratijas y brazaletes modernos).

Hawa Mahal
Construido en 1799, el Hawa Mahal, o "Palacio de los Vientos", es uno de los principales puntos de referencia de Jaipur, aunque, en realidad, es poco más que una fachada. Este edificio de cinco pisos, que se asoma a la calle principal de la ciudad antigua, es un asombroso ejemplo del arte rajput. La construcción está llena de ventanas de forma semi-octogonal delicadamente talladas en arenisca rosa. El Hawa Mahal fué edificado para hacer posible que las señoras de la Corte pudieran observar la vida cotidiana y las procesiones que tenían lugar en la ciudad. Suba hasta arriba si desea disfrutar de una excelente vista sobre Jaipur. El palacio fue erigido por el maharaja Sawat Pratap Singh, y forma parte del recinto del Palacio de la Ciudad. Existe un pequeño museo arqueológico en el mismo lugar. Se accede al Hawa Mahal por la parte posterior del edificio. Para llegar hasta allí, retroceda hasta el cruce que verá a la izquierda según se mira al Hawa Mahal, doble a la derecha y luego tome la primera calle también a la derecha (pasará por debajo de un arco). Está señalizado. El horario de las visitas es desde las 9.00 hasta las 16.30 horas.

Palacio de la Ciudad
En el corazón del casco antiguo, el Palacio de la Ciudad (City Palace) ocupa una amplia área dividida en una serie de patios, jardines y edificios. El muro exterior fue erigido por Jai Singh, pero otras partes son mucho más recientes, algunas de principios de siglo. El palacio actual es una mezcla de arquitectura rajasthani y mogol. El ex maharaja todavía reside en una sección del edificio. El Chandra Mahal, de siete pisos, es el centro del palacio y ofrece hermosas vistas sobre los jardines y la ciudad. En la planta baja y el primer piso del Chandra Mahal se halla el Museo del Maharaja Sawai Man Singh II. Las dependencias están lujosamente conservadas, y el museo posee una extensa colección de arte, alfombras, esmaltes y armas antiguas. Las pinturas incluyen miniaturas de las escuelas rajasthani, mogol y persa. La colección de cañones y espadas se remonta al siglo XV, así como muchas de las ingeniosas y delicadas armas que dieron fama a los guerreros rajput. En la sección textil se enseñan trajes y vestidos de los antiguos maharajaes y maharanis de Jaipur. Otros sitios de interés en el palacio son la Diwan-i-Am, o «Sala de Audiencias Públicas», con sus intrincadas decoraciones y manuscritos en persa y sánscrito, y la Diwan-i-Khas, o «Sala de Audiencias Privadas», con una galería con losas de mármol. Hay también una torre del reloj y el más reciente Mubarak Mahal. En el exterior de los edificios, verá una enorme vasija en la que un maharaja solía llevar agua potable en sus viajes a Inglaterra. Era un hindú tan devoto que era incapaz de consumir agua inglesa. El palacio y el museo están abiertos todos los días, salvo las festividades públicas, de 9.30 a 16.45 horas.

Observatorio
Observatorio Adyacente a la entrada al Palacio de la Ciudad se encuentra el observatorio, o Jantar Mantar, cuya construcción fue iniciada por lai Singh en 1728. La pasión de Jai Singh por la astronomía iba mucho más allá que su destreza como guerrero y, antes de proceder a la edificación de éste, mandó a varios eruditos al extranjero para que estudiaran otros observatorios. El de Jaipur es el mayor y el mejor conservado de los cinco que ordenó construir, y fue restaurado en 1901. Los demás están en Delhi (el más antiguo, que data de 1724), Varanasi y Ujjain. El quinto, el observatorio de Muttra, ha desaparecido. A primera vista, Jantar Mantar parece limitado a una curiosa colección de esculturas, pero en realidad, cada construcción tiene un propósito concreto, como la medición de la posición de las estrellas, altitudes y azimuts, o el cálculo de eclipses.

El instrumento más asombroso es el reloj de sol, con su gnomon de 30 metros de altura. La sombra que éste proyecta se desplaza a razón de cuatro metros por hora. Es muy exacto, y funciona según la hora local de Jaipur. El horario de visita va de 9,00 a 17.00 horas. Los interesados en la teoría en que se basa la construcción de estos monumentales instrumentos deberían comprar un ejemplar de A Guide to the Jaipur Astronomical Observatory, de B.L. Dhama (15 Rs.), que puede adquirirse en el mismo lugar.

Museo Central
Este museo se encuentra en el impresionante Albert Hall, en los Jardines Ram Niwas, al Sur del casco antiguo. El piso superior contiene retratos de los maharajaes de Jaipur, amén de muchas miniaturas y obras de arte. La planta baja posee una colección de trajes y tallas de madera de diversas partes del Rajasthan, así como una descripción de la gente y la vida en las zonas rurales de este Estado. La exhibición, iniciada en 1833, destaca también por su cobrería, argentería, joyería y cerámica. Abre todos los días excepto viernes de 10.00 a 17.00 horas.

Jardines Ram Niwas
Estos populares jardines fueron trazados por el último maharajá, Man Singh II (1922-1949), como un proyecto para aliviar el hambre. En el centro está el espl´dndido Museo Central, y cerca hay un pequeño zoo y un parque de aves, de buen ambiente, pero falto de animales

JODHPUR

Fuerte Meherangarh
Administrado aún por el antiguo maharaja de Jodhpur, el majestuoso fuerte se extiende en lo alto de un risco de 125 m de altura. Se trata de la fortaleza más imponente y formidable del Rajasthan. Un sinuoso camino lleva a la entrada desde la ciudad, que se extiende a sus pies. La primera puerta dañada por el impacto de proyectiles indica que este fuerte se ganó a pulso su supervivencia. Entre las otras puertas figuran la Jayapol, construida por el maharaja Man Singh en 1806 a continuación de su victoria sobre los ejércitos de Jaipur y Bikaner, y la Fatehpol o «Puerta de la Victoria», erigida por el maharaja Ajit Singh para conmemorar la derrota de los mogoles. La última puerta es la llamada Lahapol, o «Puerta de Hierro», junto a la cual hay quince huellas de manos, vestigios del sati de las viudas del maharaja Man Singh, que se arrojaron a su pira funeraria en 1843.

Aún hoy despierta devoción, y suelen estar recubiertas de polvo rojo. En el interior del fuerte hay una serie de patios y palacios. Las dependencias palatinas tienen nombres sugestivos, como el Moti Mahal, o «Palacio de la Perla», el Sukh Mahal, o «Palacio del Placer», y el Phool Mahal, o «Palacio de la Flor». Albergan una fantástica colección de atavíos de la realeza india, una exhibición de sillas de elefante, que utilizaban los maharajaes cuando montaban sus paquidermos en los fastuosos desfiles urbanos, así como pinturas en miniatura de escuelas diversas, instrumentos musicales populares y el inevitable armamento rajput, además de palanquines, muebles y trajes. En una sala, hay hasta una exposición de cunas infantiles. Por último, hay una tienda enorme, lujosa y hermosísima, originalmente confeccionada para los emperadores mogoles pero arrebatada como parte de un botín por los rajputs al término de una de sus muchas batallas.

Las dependencias de palacio presentan bellos adornos y pinturas, así como celosías de arenisca roja delicadamente labradas. Es uno de los mejores museos palaciegos del Rajasthan. En el ala Sur del fuerte, los viejos cañones se asoman desde las murallas sobre el precipicio que cae en picado sobre la ciudad antigua. No hay barandilla, y desde aquí se oyen con claridad las voces y ruidos transportados por las corrientes de aire desde las casas congregadas al pie del risco. Las vistas desde la muralla son sencillamente mágicas. Desde aquí distinguirá también las numerosas casas pintadas de azul pertenecientes a los brahmanes.

El Templo Chamunda, consagrado a Durga, se levanta en este sector del fuerte. La fortaleza está abierta al público de 9.00 a 17.00 horas. Un grupo de músicos suele recibir a los visitantes junto a la entrada con unos alegres sones rajasthanis (que ambientan la visita a esta sensacional fortaleza), y aprecian también que se les dé una propina.

Jaswant Thanda
Este monumento conmemorativo de mármol blanco dedicado al maharaja Jaswant Singh II se halla junto al camino de descenso desde el fuerte. Al cenotafio, construido en 1899, le siguieron el crematorio real y tres cenotafios más tardíos que se encuentran próximos. En su interior se exhiben retratos de los diversos gobernadores de Jodhpur.

Torre del Reloj y Mercados
La torre del reloj es un punto de referencia útil en el casco antiguo. El pintoresco Sardar Market se halla próximo a la torre, y desde aquí salen callejones estrechos que conducen a los bazares donde se venden tejidos, objetos de platería y productos artesanales.

Jardines Umaid y Museos
El Tourist Bungalow están en un extremo de los Jardines Umaid, en High Court Rd. El Museo del Gobierno, en el interior del recinto, presenta una colecci6n única y entretenida. Puesto que no se ha modificado casi nada desde que se marcharon los británicos, se trata de una exposición del período del Raj (Imperio) congelada en el tiempo. Hay docenas de animales disecados y apolillados, incluida una serie de pájaros del desierto casi desplumados en dos vitrinas, ambas decoradas con espinos. Algunas de estas aves se han caído de sus varas y permanecen rígidas en el suelo, con las patas hacia el techo. En la sección militar se exhiben unas voluminosas maquetas de biplanos construidas en madera y un extraordinario buque de guerra de latón. El museo abre de 10.00 a 16.30 horas. En los jardines hay un zoo y una biblioteca.

Palacio Umaid Bhawan
El maharaja Umaid Singh, que falleció en 1947, residía en principio en el Palacio Raika Bagh, pero en 1928 inició la edificación del Palacio Umaid Bhawan en las afueras de la ciudad. Construido en mármol y arenisca roja, este inmenso edificio es conocido también como el Palacio Chhittar, a causa de la piedra caliza aprovechada del chhittar local. Fue diseñado por el presidente del British Royal Institute of Architects, y no se concluyó hasta 1943. Probablemente, el rasgo más destacado de este palacio reside en el hecho de que se erigió poco antes de la independencia. Parece como si el maharaja y sus asesores británicos fueran ajenos a la circunstancia de que los disturbios previos a la independencia estaban a la vue1ta de la esquina y que los maharajaes, los Estados principescos y las extravagancias propias de esta clase social pronto pasarían a formar parte de la historia.

Tal vez hubiese sido más conveniente realizar obras de un carácter más beneficioso en el plano social. Tales consideraciones, no obstante, rara vez han sido recogidas por la conciencia de los gobernadores de cualquier parte del mundo. Alguien ha sugerido que este palacio fue construido en función de una especie de programa de creación de puestos de trabajo. En nuestros días, el palacio ha sido transformado en un hotel... , ¡y vaya hotel! Si bien carece del estrafalario encanto de los hoteles palaciegos de Udaipur, compensa con creces esta deficiencia mediante su monumental grandiosidad. Muy pocos de quienes pueden permitírselo desaprovechan la ocasión de alojarse aquí, y en los pasillos se oyen idiomas de todo el planeta. El palacio admite la entrada de no residentes, y muchos van a cenar. Si no puede permitirse ese lujo, tome una cerveza fría en la terraza porticada del bar mientras escucha la melodía del sitar y la tabla.

Lago Sardar Samand
La ruta hasta esta reserva natural atraviesa una serie de pueblecitos pintorescos. Hay aquí un palacio veraniego del maharaja, donde es posible encontrar alojamiento. Dhawa, o Doli, es otro parque natural poblado de antílopes, a 45 km de Jodhpur en la ruta a Barmer.

UDAIPUR

Lago Pichola
El hermoso lago Pichola fue ampliado por el maharana Udai Singh una vez que hubo fundado la ciudad. Hizo construir un dique, conocido como Badi Pol, y el lago tiene ahora 4 km de longitud y 3 km de anchura. No obstante, el nivel de agua es bastante bajo, y puede llegar a secarse durante las épocas de extrema seguía. Entonces resulta posible ir andando desde la orilla hasta los palacios de las islas. Por suerte, esto no ocurre con demasiada frecuencia.

El Palacio de la Ciudad ocupa una superficie considerable en la orilla oriental del lago. Al Sur del palacio, un agradable jardín desciende hasta el agua. Al Norte del palacio, se puede pasear junto al lago, donde se encuentran lugares para bañarse y dhobi ghats. En el lago afloran dos islas: Jagniwas y Jagmandir. Es posible tomar una de las barcas que efectúan un paseo de una hora por el lago en el embarcadero del Palacio de la Ciudad, en cualquier momento durante las horas diurnas.


Islas
Islas Jagniwas, la isla del Lake Palace Hotel, tiene una superficie de 1,5 hectáreas. El palacio fue edificado por el maharana Jagat Singh II en 1754 y ocupa toda la isla. En la actualidad es un hotel de lujo con patios, fuentes, jardines y piscina. Es un lugar delicioso y, aun cuando s61o pueda soñar con hospedarse aquí, merece la pena la travesía para echarle un vistazo. Hay un servicio de barcazas que van a la isla desde el embarcadero del Palacio de la Ciudad, pero no admiten visitantes accidentales a menos que tengan previsto comer en el hotel. La forma más sencilla de hacerlo consiste en cenar una noche en el bufet sueco. El precio es de 150 Rs. por persona (se cobran en el embarcadero), e incluye el desplazamiento de ida y vuelta en barca. El otro palacio isleño, Jagmandir, podría convertirse también en un hotel. Su construcción fue iniciada por el maharana Karan Singh, pero debe su nombre al maharana Jagat Singh (1628-1652), que realizó algunas reformas en él. Se dice que el emperador mogol Shah Jahan tomó algunas de sus ideas para el Taj Mahal tras su estancia aquí en 1623-24 mientras dirigía una revuelta contra su padre, Jehangir. La vista sobre el lago desde la punta Sur, con la ciudad y su suntuoso palacio elevándose detrás de los palacios de las islas, es un paisaje de rara belleza. Un par de los hoteles económicos tienen panorámicas fabulosas del lago.

Palacio de la Ciudad
El monumental Palacio de la Ciudad, erguido sobre el lago, es el mayor complejo palaciego del Rajasthan. Se trata de un conglomerado de edificios levantados por diversos maharanas y, sin embargo, el palacio retiene una sorprendente uniformidad de diseño. La construcción fue  iniciada por el maharana Udai Singh, el fundador de la ciudad. El palacio está coronado por balcones, torres y cúpulas, y tiene vistas sobre el lago y el núcleo urbano desde las terrazas superiores. El acceso al palacio se efectúa por el  sector Norte, a través de la Bari Pol, del 1600, y la triple Puerta Tripolia, del 1725,  con sus ocho arcos esculpidos en mármol. Fué, en otro tiempo, una aduana donde los maharanas se pesaban bajo la puerta, y su peso en oro o plata se distribuía entre el populacho.

El sector principal del palacio acoge ahora un museo que contiene una nutrida y variada, aunque un tanto estropeada, colección de piezas. El museo incluye el Mor Chowk, con sus hermosos mosaicos de pavos reales, el pájaro predilecto de los rajastaníes. EI Manak («rubí») Mahal exhibe figuras de cristal y porcelana, mientras que el Krishna Vilas posee una notable colección de miniaturas. En el Bari Mahal hay un jardín central muy solemne. En el Zanana Mahal pueden admirarse más pinturas. El Moti Mahal expone bonitos trabajos con espejos, y el Chini Mahal está recubierto de azulejos ornamentales. Entre otras piezas de exposición figuran los Rolls Royce de los príncipes.

Entre al Museo del Palacio de la Ciudad por la Ganesh Deori, que lleva al Rai Angam, o «Patio Real». El museo abre de 9.30 a 16.30 horas. También hay un museo del Gobierno dentro del complejo palaciego, Entre sus curiosidades figuran un canguro disecado y dos ciervos siameses. El otro sector del palacio da al lago y, lo mismo que el Palacio del Lago, ha sido convertido en un hotel de lujo llamado Shiv Vilas Palace Hotel. La piscina de este establecimiento admite la entrada a los no residentes.

Templo Jagdish
Sólo 150 m al Norte del acceso al Palacio de la Ciudad, este bello templo indo-ario fue erigido por el maharana Jagat Singh en 1651 y contiene una imagen en piedra negra de Vishnu en calidad de Jagannath, Señor del Universo. Una imagen en cobre del Garuda se encuentra en el interior de un santuario enfrente del templo, y la escalera que lleva hasta éste aparece flanqueada por elefantes.

Lago Fateh Sagar
Lago Fateh Sagar Al Norte del lago Pichola, este lago está delimitado por una serie de colinas y parques. Fué construido originariamente en 1678 por el maharana Jai Singh pero, una vez que los aguaceros destruyeron la presa, fue reconstruido por el maharana Fateh Singh. Un agradable camino bordea la orilla Este. En el centro del lago está el Parque Nehru, una frecuentada isla con jardines y un café en forma de barca, aunque informes recientes señalan que está cerrado. Se puede llegar allí en barca desde el pie de la colina Moti Magri.

Pratap Samak
En la cima de Moti Magri, o «Colina de la Perla», asomada al lago Fateh Sagar, hay una estatua que representa el héroe rajput maharana Pratap, quien reiteradamente desafió a los mogoles. El camino hasta la cima atraviesa elegantes jardines, incluido un jardín japonés de roca. El parque está abierto de 9.00 a 18.00 hs.

Museo Bhartiya Lok Kala
La interesante colección que exhibe este pequeño museo y fundación para la preservación de las artes populares incluye vestidos, muñecas, máscaras, instrumentos musicales, pinturas y - la mayor atracción del museo - marionetas. Abre todos los días de 9.00 a 18.00 horas. Las funciones regulares de marionetas que tienen lugar en el teatro del museo se anuncian en muchos de los hoteles. Suelen celebrarse entre las 18.00 y las 19.00. Fíjese en los carteles o llame al 24 296 para más detalles.


Danza y música populares del Rajasthan
Hay actuaciones regulares los martes, jueves y sábados de 19.30 a 20.30 horas en el Teatro Meera Rangshala (telf. 23 976), Sector 11, Hiran Magari, Udaipur. No sólo presenciará una amplia variedad de danzas tribales, sino también algunas actuaciones más espectaculares tales como mantener varios recipientes en equilibrio sobre la cabeza mientras se baila sobre vidrios rotos o sables desenvainados. Un auto-rickshaw al auditorio desde la zona del Palacio de la Ciudad sale por 10 Rs. (compartidas por un máximo de tres personas).


Saheliyon ki Bari
El Saheliyon ki Bari, o «Jardín de las Damas de Honor», se halla al Norte de la ciudad. Este pequeño jardín ornamental, con sus fuentes, quioscos, elefantes de mármol y un delicioso estanque cubierto de lotos, está abierto de 9.00 a 18.00 horas. La entrada vale 1 Rs. Hay un suplemento de 2 Rs, por el funcionamiento de las fuentes, y la tarifa por una cámara de tres personas).

Museo Ahar
Al Este de Udaipur se hallan los restos de una antigua ciudad. Aquí tendrá ocasión de visitar un pequeño museo y los cenotafios de los maharanas de Mewar.

Con una población estimada en más de 1.160 millones de habitantes,la India es el segundo país más poblado del mundo. En los últimos cincuenta años se ha visto un rápido aumento de la población urbana debido en gran parte a los avances médicos y el aumento masivo de la productividad agrícola por la revolución verde. La población urbana de la India aumentó once veces durante el siglo XX y se concentra cada vez más en las grandes ciudades. En 2001 había 35 ciudades con más de un millón de habitantes, mientras que las tres ciudades más grandes (Bombay, Delhi y Calcuta), tenían más de diez millones de habitantes cada una. Sin embargo, en ese mismo año más del 70% de la población de la India residía en áreas rurales. La India ha sufrido también los efectos de la emigración. Multitud de ciudadanos hindúes se han marchado a países más desarrollados para buscar mejores condiciones de vida, al mismo tiempo que los colonizadores británicos han echado mano de trabajadores hindúes para repoblar otras colonias del Imperio Británico. En países como Estados Unidos, Canadá, Mauricio, Fiyi, Trinidad y Tobago y, sobre todo, Reino Unido existen numerosas comunidades hindúes, las cuales en ciudades como Nueva York o Londres están incluso agrupadas en barrios específicos. La India es la segunda entidad geográfica con mayor diversidad cultural, lingüística y genética del mundo, después del continente africano.India es hogar de dos grandes familias lingüísticas: la indo-aria (hablado por aproximadamente el 74 % de la población) y la drávida (hablado por aproximadamente el 24 %). Otras lenguas habladas en India provienen de las familias lingüísticas austroasiáticas y tibetano-birmanas. El hindi cuenta con el mayor número de hablantes y es la lengua oficial de la república.El inglés se utiliza ampliamente en los negocios y en la administración y tiene el estatus de 'idioma oficial subsidiario' también es importante en la educación, especialmente como un medio para la enseñanza superior. Además, cada estado y territorio de la unión tiene sus propios idiomas oficiales, y la Constitución también reconoce como oficiales otras 21 lenguas que, o bien son habladas por un sector importante de la población, o son parte de la herencia histórica india y son denominadas "lenguas clásicas". Mientras que el sánscrito y el tamil han sido consideradas "lenguas clásicas" por muchos años, el gobierno de la India también ha concedido estatus de "lengua clásica" al kannada y al telugú utilizando sus propios criterios.El número de dialectos en la India llega a más de 1.652.130

La tasa de alfabetización de la India es de 64,8% (53,7% en mujeres y 75,3 % en hombres).El estado de Kerala tiene la mayor tasa de alfabetización con un 91%, mientras que Bihar tiene la más baja con sólo un 47%. El índice de masculinidad en India es de 944 mujeres por cada 1000 hombres. La edad promedio es de 24,9 años, mientras la tasa de crecimiento demográfico es de 1,38% anual: cada año se presentan 22.01 nacimientos por cada 1.000 personas.Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren 900.000 indios por beber agua en mal estado e inhalar aire contaminado.La malaria es endémica en India.Hay unos 60 médicos por cada 100.000 personas en India.

India posee una altísima variedad culinaria. Mientras el sur es una comida netamente vegetariana, compuesta por unas tortitas de harina de arroz llamadas dosas acompañadas con varios cuencos que sirven de acompañamiento, donde se unta la dosa. Así estos cuencos suelen estar compuestos por arroz, dhal (una especie de lentejas), masala (patatas y cebolla) y otros ingredientes como coco o sémola. El pescado en sus diferentes variantes es un plato importante en el sur. En el norte del país se sirve más cordero, siempre acompañados por el pan local, el roti o el chapati, como una especia de torta de trigo y condimentado con las dhal, unas verduras picantes (berenjenas, tomates, patatas, guisantes) y las omniprsentes samosas, fritos rellenos de verduras o dhal. La comida es por defecto vegetariana, Los menus siempre indican las opciones

Al ser un país tan grande el clima varía de una zona a otra. A grandes rasgos se puede decir que hay tres épocas. La fría, cuando acaba el monzón de octubre a marzo. Aunque se denomine así es la época más recomendada para viajar allí. La época calurosa va de abril a junio, los termómetros llegan a los 45ºC. Y la tercera época es la monzónica. Muchas zonas se inundan y los ríos se desbordan.

En su extenso territorio conviven más de 400 lenguas aunque oficialmente sólo se reconocen, constitucionalmente, 22. Las lenguas más habladas son el hindi, el bengalí, el gujarati, el cachemir o el panjabi, entre otros.El inglés sólo lo usa un 5% de la población, aunque hasta 1965 era idioma oficial. Aún así, como turistas, no tendréis problemas para haceros comprender en este idioma.

En términos generales, India es un país único en materia religiosa. Es el país con mayor cantidad de hindúes, yainas, sijes, zoroastrianos y bajaís, y es el tercer país con mayor cantidad de musulmanes. Es la tierra santa del hinduismo, el budismo, el yainismo y el sijismo, y es el hogar de importantes gurús espirituales y de varias organizaciones espiritualistas. Durante el I milenio, el judaísmo y el cristianismo llegaron a la India formando pequeñas comunidades. El budismo, la religión predominante del sudeste asiático, nació en India.

El 82% de la población es hinduista, religión mayoritaria en la India. En el valle de Cachemira, la población es en su gran mayoría musulmana, al igual que en el valle de Suru y en Kargil, Ladakh. También ha asimilado numerosos aspectos de la sociedad hindú de castas. En Jammu prevalece el hinduismo, mientras que en Ladakh la mayoría de los habitantes son budistas lamaístas, entre los que encontramos los "gorros rojos", por una parte, y los "gorros amarillos", por la otra, rama a la que pertenece el Dalai Lama, la reencarnación de Bodhisattva Avalokiteshvara.

 

La moneda es la rupia india, que equivale a unos 0.017 euros.

Bancos y oficinas de cambio aceptan sin problema dólares. La mayoría también funciona con las tarjetas de crédito y los cheques de viajero más conocidos.

La India es un paraíso para la compra de productos manufacturados dada la variedad de la oferta, las calidades y los precios: tejidos,alfombras, joyería, madera, juguetes, etc. Cómo comprar: Lo primero que ha de valorar es que cualquier compra que haga le va a acompañar durante el resto de su viaje. Si son pequeños objetos no hay problema, pero si compra objetos voluminosos o delicados, esto puede suponerle una complicación. Lo más indicado en estos casos es enviar estas compras por paquete postal a su domicilio. En algunos comercios se ofrecen a hacerlo previo pago, sin embargo si el comercio no es de confianza conviene que sea usted mismo quien lo envíe desde cualquier oficina postal o paquetería internacional. Precio y regateo: En las tiendas indias el precio fijo no siempre existe aunque figure en una etiqueta. Esto evidentemente no es aplicable para los artículos de consumo cotidiano como alimentación, bebidas, tabaco, medicinas, etc. A la hora de comprar, la norma es el regateo sobre el precio dado. La mayor elasticidad se da en los puestos callejeros y pequeñas tiendas. Hay que tener en cuenta que suele haber un precio para el extranjero y otro para el comprador local. Esto también ocurre con el precio para acceder a monumentos. Dependiendo del tipo de comercio y de la habilidad de cada cual, se pueden obtener rebajas de un notable porcentaje sobre el precio inicial, aunque por lo general estos porcentajes son menores cuanto más lujosa sea la tienda. En algunas ciudades existen almacenes estatales de los diversos estados de la India, pensados para los turistas, con los productos de la zona. Pero esto no siempre supone una garantía sobre la calidad del producto como debiera ser. Aquí los precios se suponen fijos aunque no siempre lo son. Tejidos: Una de las principales industrias de la India son las sedas, algodones y lanas, que están consideradas entre las mejores del mundo. Destacan las sedas de Varanasi, famosas en todo el mundo, y lossaris que con ellas se confeccionan que son los más vistosos y codiciados de la India. También las espléndidas sedas bordadas en oro de Mysore.Se encuentran excelentes trabajos artesanales, colchas y manteles, con bordados y brocado. Entre los algodones se distinguen los de Rajasthán y Chennai(Madras), mientras que Cachemira es famosa por su variedad y calidad en lanas y en especial por sus maravillosos chales depashmina. En los Gandhi-Ashram, tiendas gubernamentales que son almacenes populares de vestimenta y tejidos tradicionales, se pueden encontrar precios fijos muy económicos en algodones de excelente calidad tejidos a mano (khaddi) así como en lanas. Ropa: La ropa es barata y muy variada. Las calidades de los tejidos suelen ser excelentes. De hecho muchas marcas occidentales de renombre confeccionan aquí sus prendas y no sólo por el bajo coste de la manufactura. En algunas tiendas los sastres la confeccionan a medida. Los algodones, lanas, y sedas son de excelente calidad. Alfombras: La India tiene una de las mayores industrias de alfombras de todo el mundo. Cada región tiene su propia especialidad; en Darjeeling se pueden encontrar alfombras tibetanas y en Cachemira también finas alfombrillas de seda. Otro centro importante es Bhadohi, cerca de Varanasi. Joyería: La platería es conocida mundialmente por su arte y por sus precios ventajosos. Las gemas incluyen diamantes, lapislázuli, rubíes, zafiros, piedras de luna y aguamarinas. Hyderabad es uno de los mejores centros para comprar piedras preciosas y Jaipur para piedras semi-preciosas. El oro es muy apreciado aunque su precio no resulta tan ventajoso como el de la plata. En el barrio de joyerías de Madurai se encontrarán excelentes trabajos en oro. Se recomienda comprar estos artículos en los comercios más fiables o comprobar la autenticidad y pureza del producto. Artesanía y trabajos de cuero: La artesanía india, con sus tradiciones y técnicas transmitidas de padres a hijos desde hace siglos, tiene especialidades propias según la zona y va desde los trabajos en bronce, cobre y alfarería a la madera y el cuero. Entre los trabajos de cuero destacan los cinturones, las sandalias y las zapatillas, así como todo tipo de bolsos y bolsas de la mejor calidad. En las principales ciudades no resulta difícil encontrar imitaciones de las mejores marcas mundiales de marroquinería, de calidad muy similar y a precios muy ventajosos. Madera: Destacan las tallas de sándalo de Karnátaka, y las de madera de rosal de Kerala y Madrás. En toda la India se encuentran muebles tradicionales con trabajos de talla y de marquetería de excelente calidad y, aunque sean voluminosos, siempre se pueden mandar por paquetería. Metales: De larga tradición, la fundición de bronces y otras aleaciones es una de las artesanías decorativas más interesantes de la india, tanto en reproducciones de divinidades como en figuras y objetos de todo tipo. Juguetes: En la India se encuentran todo tipo de juguetes, desde los más modernos a los más tradicionales. Entre estos últimos, algunos muy ingeniosos, destacan los juguetes de chapa metálica y los de madera. Hoy en día también se encuentran todo tipo de juegos digitales para niños. Otros productos: Las especias, en especial el té, los perfumes, los inciensos, el papel hecho a mano y los instrumentos musicales.

India no es un país que pueda presumir de transportes, ni por puntualidad ni por modernidad. Es difícil elegir cuál de los diferentes medios de transporte es mejor, de modo que os detallaré uno por uno:

Coches
El tráfico es caótico en casi todo el país. Muchos vehículos y una conducción 'sui generis', tanto que casi se convierte en una aventura arriesgada el
tomar un taxi en cualquiera de sus ciudades. Aún así, si queréis vivir una emoción fuerte los taxistas os obsequiarán con un slalom por la ciudad. Eso
sí, tratad el precio antes de subiros, pues también se regatea en esto. Además, tened en cuenta que un mismo taxi puede recoger a diferentes
pasajeros. 

Tren
Los viajes en tren también ofrecen muchos contrastes: desde trenes de auténtico lujo que te llevarán a la época colonial inglesa, hasta trenes donde se agolpan los pasajeros (quién no recuerda la imagen de algún tren donde los pasajeros van subidos en su techo). En general no es un buen sistema de transporte, pero sí que es exótico.

Avión
Los aeropuertos hindúes están bastantes anticuados.
Delhi:tiene un gran aeropuerto, el Indira Gandhi, pero no es para nada moderno ni cómodo. En general, las grandes ciudades pueden hablar de aeropuertos dignos, sin embargo, las ciudades más pequeñas tienen instalaciones que no pasarían las más mínimas normas de seguridad como ocurre con los aeropuertos de Agra o Benarés, por ejemplo.
Air India es la principal línea aérea del país, y junto a Indian Airlines están en propiedad del gobierno. GoAir o TajAir son alguna otra de las compañías que realizan vuelos interiores.

Como llegar

India tiene muy buenas conexiones tanto por aire como por tierra. Es necesario tener un pasaporte en regla y, para los ciudadanos españoles, un visado con una duración de hasta 6 meses.

En avión

Los principales aeropuertos internacionales se concentran en Delhi y Mumbai, aunque las ciudades de Chennai, Calcuta y Bangalore también reciben un gran número de vuelos internacionales. No existen vuelos directos desde España, pero hay numerosas posibilidades vía algún punto europero con las principales aerolineas europeas o con las indias, como Indian Airlines o Jet Airways, con las que también se pueden realizar un gran número de vuelos domésticos. En barco Solo existen líneas de ferry que unen el país con las islas Andamán. Hasta la fecha no existe ninguna línea marítima internacional. Como moverse Sólo hay un autobus que recorre todo el país. Como moverse En avión Existen numerosas compañías de bajo coste que unen todas las ciudades de cierta importancia del país. Indian Airlines y Jet Airways ofrecen un air pass, que te permite realizar un número ilimitado de vuelos en un periodo de tiempo concreto, siempre que no repitas ciudad. En cualquier hotel o pensión, por pequeña que sea, podrán informarte de todo tipo de vuelos o conexiones, facilitándote ellos mismos las reserva. En coche En India, y como recuerdo de su pasado británico, conducen por la izquierda. Las carreteras principales están en buen estado (no así las secundarias) pero la conducción puede resultar peligrosa debido a los numerosos obstáculos que te encuentras en la carretera en forma de vacas, motos, bicicletas o viandantes. Es común que impere la ley del más fuerte y el vehículo más pequeño debe echarse a un lado para dejar pasar al más grande, por lo que la conducción por carretera suele ser peligrosa. Además los carteles suelen encontrarse en hindi, por lo que puede resultar difícil la orientación. Es conveniente viajar con un conductor local. En las ciudades no resulta menos caótico que en las carreteras, ya que los carriles no se respetan y se suele buscar el hueco haya donde se encuentre, incluso invadiendo el carril contrario. En las grandes ciudades se suelen montar monumentales atascos. En bus Existen numerosas compañías con las que puedes llegar a cualquier punto del país. Las distintas compañías ofrecen rapidez y comodidad dispares, ya que normalmente los autobuses son viejos y destartalados realizando numerosas paradas, pero entre grandes ciudades se puede optar por autobuses más rápidos y cómodos, incluso con posibilidad de elegir una cama (sleeper class) en vez de asiento para los trayectos nocturnos. En tren India cuenta con la más extensa red de trenes del mundo. En las principales estaciones existe una oficina exclusivamente para extranjeros. Para reservar un billete de tren, se debe anotar el número de personas que se quieren viajar, la edad, el tren en el que se desea viajar y la clase. Existen varios tipos de clases. 1ª clase, 2º clase y 3ª clase cuentan con aire acondicionado, ropa de cama y servicio de comidas. La clase sleeper es más económica y no dispone de aire acondicionado, ropa de cama ni servicio de comidas. Los trenes más rápidos son los Rajdhani Express que unen Delhi con otras ciudades importantes y los Shatabdi Express que unen las ciudades importantes con las de menor tamaño. En cualquier quiosco se puede adquirir la revista Trains at a Glance con todos los horarios de los trenes.

220 V en casi todo el país. Los enchufes son de tipo europeo. Comprueba el voltaje de todas formas antes de usar un aparato eléctrico. Un adaptador puede ser útil.

Los horarios comerciales más habituales en India se extienden de 10:00 a.m. a 5:00 p.m, aunque algunos pequeños comercios abren mucho antes. Las oficinas y bancos abren de 09:30 a.m. a 4:00 p.m.

Evitar los pantalones cortos, las camisetas de tirantes, la ropa ajustada y las faldas cortas. Hay que cubrirse los hombres y el cabello con un chal para entrar en lugares sagrados.

La Prehistoria Los primeros indicios de asentamientos de población en el Indostán nos remiten hacia el año 2500 a.C., gracias a los restos de ciudades excavados en el valle del Indo (Pakistán) y en el estado indio de Gujarat, sin prejuicio de que abundantes reliquias megalíticas halladas en todo el país dan testimonio de culturas prehistóricas en tiempos precedentes. Pero son los vestigios de las ciudades de Mohenhodaro y Harappa, principalmente, los que permiten identificar una Cultura del Indo cuyas urbes poseyeron una avanzada planificación que incluyó estanques, desagües, talleres de artesanos, almacenes de grano y pórticos de columnas. Hacia el año 1500 a. de C. unos pueblos procedentes del Beluchistán acabaron con la incipiente civilización del Indo, para ser derrotados, al parecer en un breve lapso de tiempo, por las primeras invasiones arias que, llegadas probablemente desde Turquía o las planicies de Irán, supusieron la aparición de una cultura indoeuropea con una lengua y una religiosidad diferentes a las que hasta entonces se habían desarrollado. La venida de estos pueblos de origen europeo no explica el origen de la población del sur de India, de raza y lenguas dravidias sin el menor parentesco con los arios, y que alguna hipótesis atribuye a una migración marítima desde Australia por la misma época. Pero son estos pueblos arios quienes introducen la base de la civilización india actual, con unas tradiciones sagradas, los puranas, antecesoras directas de los libros védicos, un sistema de castas y una lengua, el sánscrito, que es madre del hindi que hoy se habla en la mayor parte del territorio. Los arios pronto se desparramaron por toda la India y llegaron a dominar gran parte del subcontinente. El primer rey indio del que se tiene constancia es Sudas. Los primeros reinos. Durante los siglos VI y V a.de C. el Punjab y el valle del Indo estuvieron bajo el Imperio Persa de Darío el Grande, mientras que en el resto de la India florecían pequeños reinos. El más importante de éstos era Maghada, al mando del monarca Bimbisara y con su capital, Pataliputra, en la actual Patna, al nordeste, mientras que Kasi (Benarés) era otra de sus ciudades más conocidas. Hacia el año 563 a.C. nace en Lumbini el príncipe Gautama, cuya doctrina, el budismo, iba a extenderse pronto por toda la India. En el 326 a.C. llega casi hasta las puertas de Nueva Delhi Alejandro Magno al mando de su ejército, pero con la retirada y muerte del macedonio, sus generales se reparten su legado en pequeñas satrapías, y en las más orientales, las más cercanas a la India, surge la cultura budista Gandhara, que, sobre todo en escultura y bajorrelieves, nos ha dejado importantes obras en las que se fusiona al arte heleno con el autóctono. El Imperio de Asoka Asoka, que llega al trono de un reino de la India central hacia el 270 a.C., es una de las figuras fundamentales de la historia india. Sus famosos edictos en piedra han dejado un importante testimonio rupestre de sus leyes, con pilares erigidos en lugares tan distantes entre sí como Delhi, Orissa, Gujarat, Sarnat o Sanchi. Uno de ellos, adornado con cuatro magníficos leones y la rueda del budismo, se ha convertido en el escudo de la moderna Unión India. Asoka se convirtió al budismo, doctrina que difundió por todo su imperio y otros puntos de Asia, adonde envió misioneros, y gobernó sobre la casi totalidad del Indostán, pero a su muerte sus hijos se repartieron el reino y la dinastía Maurya desapareció hacia el 184 a.C. Los gupta. Ajanta y Ellora. A principios del siglo IV irrumpe la dinastía Gupta. Chandragupta II conquista todo el norte y la llanura central de la India. Las artes conocen una edad de oro durante los gupta, cuyo poder se extendería hasta el siglo VII. Es la época del arte rupestre de Ajanta y Ellora y del florecimiento de Sanchi. Con la caída de esta dinastía, el budismo empieza a decaer como principal religión en el subcontinente y el panteón hinduísta toma de nuevo el relevo. Las invasiones de los hunos provocan otra vez la ruptura del Indostán en decenas de pequeños reinos rivales y éste es el panorama que se encuentran los árabes cuando llegan por primera vez al oeste de la India, precisamente en el mismo año, el 711, en que alcanzan su punto de expansión más occidental: España, aunque un siglo antes las naves del califa Omar ya habían atacado las costas malabares. La llegada del Islam. Tras las huestes del jeque Al Quasim, que conquista la región de Sind, las siguientes oleadas islámicas que devastarían la India occidental estarían formadas por jinetes persas y turcos. Uno de sus caudillos, Mahmud de Gazna, reinó en el siglo XI sobre un imperio desde el Caspio hasta el Punjab. Hacia el año 1040, los turcos selúcidas establecieron un reino con capital en Lahore (Pakistán), donde florecieron notablemente el arte y la cultura persa y afgana. En 1192 el caudillo de una dinastía turco-afgana, Mohamed de Ghor, derrotó a la alianza del rey hindú Prithvi y estableció el legendario Sultanato de Delhi, que extendió por toda la llanura del Ganges la llama del Islam. Las correrías de estos invasores y fanáticos religiosos son la causa de que hoy no queden apenas templos hinduístas de cierta antigüedad en el norte de la India. Durante los siglos XIV, XV y XVI diversas dinastías musulmanas se turnan al mando del Sultanato de Delhi, siempre en lucha con los reinos hinduístas del sur y del Rajastán, los rajputs. Los Lodi destacan por su impulso otorgado al arte, y sus tumbas pueden admirarse en un hermoso jardín de Nueva Delhi que lleva el nombre de esta dinastía. Entre los reinos hindúes del sur destacó la dinastía Hoysala, artífices de los grandiosos templos de Halebid y Belur entre los siglos XI y XIV, y sobre todo el fabuloso reino Vijayanagar, con capital en Hampi, ciudad que en el siglo XV llegó a tener una guarnición de un millón de soldados y medio millón de habitantes. Con los Hoysala el arte indio, sobre todo la escultura religiosa -de una sofisticación casi barroca-, alcanza su máximo esplendor. Los mogoles. En 1526, el caudillo mogol Babur -descendiente de Gengis Khan y de Tamerlán- vence en Panipat a Ibrahim Lodi, acaba con la dinastía y comienza la época de los mogoles en la India. Sus descendientes, Humayun y Akbar, fueron poco a poco conquistando la mayor parte de los territorios de la India que habían escapado al control del Sultanato de Delhi. Con Akbar (1556-1605) la India vive uno de sus momentos más gloriosos. Practicó una política de tolerancia hacia las otras religiones que le granjeó el apoyo de hinduístas y jainitas, al tiempo que puso en práctica la vieja noción india del emperador universal y favoreció considerablemente el desarrollo de las ciencias y las letras. Con la conquista de Gujarat, al este, y Bengala, ambos bajo soberanos musulmanes, Akbar legó a su hijo Jehangir en 1605 un territorio que abarcaba desde Kabul hasta casi la actual Hyderabad -en el sur- y desde la costa de Gujarat hasta lo que hoy es Bangladesh. Desde los tiempos del legendario Asoka nadie había reinado sobre tan vasto territorio en la India. Shah Jahan (1627-1658), nieto de Akbar, conquistó los territorios de los sultanatos del Decán, en el sur, y amplió aún más el Imperio Mogol. Junto con su abuelo, ha sido uno de los grandes constructores de la India. Si aquél edificó la fantástica ciudad de Fatehpur Sikri, Jahan es el emperador romántico que mandó erigir el Taj Mahal en Agra en recuerdo de Mumtaz, su amada muerta. Shah Jahan murió encerrado precisamente frente al Taj, por su hijo, el malvado emperador Aurangzeb (1658-1707), quien deshizo toda la obra de Akbar y acabó con cualquier tipo de tolerancia religiosa, además de iniciar el camino para el desmembramiento del imperio. A su muerte, los caudillos hindúes Marathas, que controlaban pequeños enclaves sometidos al emperador, se rebelaron y poco a poco fueron creando pequeños reinos independientes que formaron una confederación, mientras que en el norte los persas saqueaban Delhi y los afganos llegaron a instituir un reino con capital en esta sufrida ciudad. Los colonizadores europeos. El Imperio Británico. La aparición de los británicos en la que más tarde fue la Joya de la Corona se produjo con el establecimiento de la Compañía de las Indias Orientales en Bengala en 1757, si bien desde el siglo XVII ya existían enclaves comerciales británicos en Surat, en la costa occidental, en Madrás, Bombay y Calcuta, mientras que los portugueses ya controlaban el estado de Goa desde la llegada de Albuquerque en el siglo XVI. Aprovechando las sublevaciones marathas y rajputs contra el emperador Mogol y con el pretexto de contrarrestar el poder de franceses y holandeses en la región, la Compañía de las Indias fue a lo largo de los siglos XVIII y XIX arrebatando mediante pactos o por la fuerza mayor cuota de poder y territorio a sucesivos emperadores de paja. En 1857, después de aplastar la rebelión de los cipayos -las tropas indígenas al servicio de la Compañía-, el Gobierno de Gran Bretaña pasa a controlar directamente el poder en la India y en pocos años pasa a dominar todo el continente, tras derrotar en dos campañas las ansias independentistas de los sikhs. Al contrario que otros colonizadores, los británicos sólo contemplaron la India como un lugar para hacer dinero merced a sus grandes riquezas y apenas interfirieron en la vida social y religiosa. Su eficiencia comercial impulsó la producción de té, café, algodón, seda, piedras preciosas, hierro, carbón, especias o maderas. Además, construyeron importantes proyectos de irrigación y establecieron una magnífica red ferroviaria. También, por supuesto, fijaron una eficaz administración del Estado. En los primeros años del siglo XX, el Partido del Congreso -fundado para reclamar una mayor autonomía de las instituciones indias- comenzó la lucha por la independencia, con la aparición de la figura más carismática del Indostán: Mohandas Gandhi, quien se compromete definitivamente con la idea de la independencia tras la matanza de Amritsar en 1919, cuando el ejército británico masacró a unos 400 sikhs que se manifestaban pacíficamente. La India independiente. Gandhi, el

India es el segundo país más poblado del mundo y es por ello que cuenta con algunas de las más grandes metrópolis del mundo. Varias ciudades importantes han modificado su nombre en los últimos años, y anotamos aquí el nombre moderno y el antiguo. Las ciudades más importantes en cuanto a población son: - Mumbai (Bombay) 17 millones - Kolkata (Calcuta) 14 millones - Nueva Delhi 13 millones - Chennai (Madrás) 7 millones - Hyderabad 6 millones - Bangaluru (Bangalore) 5 millones Otras ciudades importantes en cuanto a población son Ahmedabad, Kanpur, Puna, Nagpur, Lucknow y Jaipur. India cuenta con grandes centros de peregrinación y ciudades importantes no solo para el turismo extranjero, sino para el nacional. Entre ellas podemos destacar: - Agra, donde se encuentra el mausoleo del Taj Mahal. - Varanasi (Benarés), ciudad sagrada a orillas del Ganges. - Khajuraho, con sus famosos templos esculpidos con figuras eróticas. - Madurai, otro importante centro de peregrinación hindú. - Leh, una ciudad junto al Himalaya con paisajes únicos.

Son muchas las cosas que hacer en la India, cosas como alquilar un barco y disfrutar de un día navegando por el Mar Arábigo, el Mar de Bengala o el Océano Índico, entre otras actividades de ocio como disfrutar de una cena y de unas copas en algún local nocturno, o tomar el sol en la playa. Pero si hay algo que ofrece una amplia variedad de cosas que hacer durante sus vacaciones en la India, esa es sin duda la relacionada con la cultura budista y con la cultura hindú, recorrer templos, visitar lugares como Colaba, la Isla de Elephanta, ciudades como Varanasi, la región budista, los museos y monumentos de Bombay... son sólo algunas de las cosas que puede hacer si es amante de la cultura durante sus vacaciones en la India. Además, en este país puede visitar ciudades como Calcuta, Bangalore, Madrás, Agra, templos como el Taj Mahal, o por supuesto, ciudades como Bombay, uno de los destinos turísticos más importantes de este país, y destino de cientos de miles de turistas cada año. Además, uno de los atractivos principales de Bombay lo encontramos en Bollywood, una de las más impresionantes zonas de estudios cinematográficos del mundo. Cultura, ocio, deporte al aire libre, relax, exquisita y exótica gastronomía... las posibilidades de disfrutar de sus vacaciones en la India son impresionantes, disfrute de ellas durante sus vacaciones en Asia.